El mediocampista del seleccionado argentino Lucas Biglia confió hoy que, después de haber chocado “contra la pared” en más de una oportunidad, sueña con “que esta vez el muro se caiga” en el Mundial de Rusia.

Si el muro se cae el seleccionado habrá conseguido ese logro que tanto busca desde hace años. “Venimos chocando contra la pared y ninguno se fue a mirar los chichones, pero el muro debe estar más flojo y esperemos que caiga”, dijo Biglia en una extensa entrevista con el canal TyC Sports.

“El deseo es muy grande. Tenemos que trabajar y venimos de un golpe fuerte con España. Pero estamos comprometidos y esperemos dar batalla”, agregó Biglia, quien se hizo eco de las palabras de Javier Mascherano, quien el miércoles aseguró que es un “soldado” e irá a la “última batalla” dispuesto a “morir”.

A esa misma metáfora se aferró el volante de Milan, y precisó que “si queremos llegar al objetivo vamos a tener que morir, porque no va a ser igual que Brasil, ahora llegan varias selecciones muy consolidadas”.

Recuperado de la lesión lumbar que amenazó con dejarlo fuera del Mundial pero en busca de su mejor forma física, Biglia analizó a los rivales del grupo y avisó que “con Islandia o Nigeria lo mejor es defenderte con la pelota”, y profundizó que en el debut van a “encontrar una selección muy fuerte en lo táctico y físicamente también dotada”.

Se tomó su tiempo Biglia para cada respuesta y al ser consultado sobre el golpe que sufrió por parte de Alejandro Gómez, en la misma zona lesionada, reconoció que hubiese esperado que le “pida disculpas en la cancha”.

“Sí, esperaba que en el momento me diga perdoname, pero después ya está, quedó ahí, no quiero crear polémica teniendo por delante lo que tengo”, enfatizó.

También se refirió a la decisión de Sampaoli se desafectar a Sergio Romero, y contó que el arquero “quería intentarlo (recuperar) y la decisión fue más que nada por su salud. A veces hay que priorizar la salud. Es un referente grandísimo de esta selección”.

 

No hay comentarios