El responsable de la Dirección Nacional de Arbitraje de la Asociación del Fútbol Argentino, Horacio Elizondo, aceptó hoy que la última de la Superliga fue una “fecha crítica” en cuanto al nivel del arbitraje, y pidió “disculpas” a todos los equipos que fueron perjudicados por malas decisiones.

“Esta fecha fue crítica”, comenzó su mea culpa en una entrevista con TyC Sports.

Desde su posición dirigencial, aseguró que está “altamente preocupado por el rendimiento” mostrado por muchos árbitros en el último fin de semana.

“Hemos cometido muchos errores en varios partidos. El viernes  perdimos, el sábado perdimos y el domingo perdimos. Para nosotros cada día que hay fecha es como jugar un partido. Esta fecha creo que fue un llamado de atención para todos. Tenemos que doblegar el esfuerzo, ser claros en que no podemos tener un margen de error tan amplio”, hizo autocrítica.

Las polémicas más grandes, sobre todo por su repercusión y la envergadura del equipo perjudicado, se dieron en River-Godoy Cruz, donde al millonario Jorge Baliño no le dio un claro penal sobre Lucas Pratto, le convalidó un gol al Tomba en fuera de juego y al club de Nuñez le cobró en contra un tiro libre indirecto dentro de su área por una infracción inexistente. Esa última mala decisión fue “la que más bronca” le dio a Elizondo.

“Hay un error de interpretación enorme porque no es un pase al arquero. La jugada que más bronca me da es la del pase al arquero. Es una cuestión reglamentaria que nosotros la tenemos clara y no se que es lo que le pasó a Jorge”, lamentó.

Sobre “la jugada de Pratto”, explicó que “el árbitro no llega a tener buen ángulo de visión cuando entra por detrás de los jugadores”, por lo que el error fue posicional.

También fue muy duro con el asistente Alejandro Mazza, quien tuvo “un error de distracción notorio” y no vio “un fuera de juego muy grande” de Santiago García en el segundo gol de Godoy Cruz.

De todos modos, quien dirigió la final del Mundial 2006 se hizo “responsable” de los errores de sus hombres y pidió “disculpas a quienes fueron perjudicados”.

“Me hago cargo, me hago responsable. Soy el máximo responsable del arbitraje en Argentina, pido disculpas a quienes fueron perjudicados”, manifestó.

Ante las suspicacias que señalan que Boca Juniors es beneficiado por las influencias de Mauricio Macri, Claudio Tapia y Daniel Angelici, consideró que dentro de “un juego estratégico con las declaraciones desde el punto de vista político, que incluso llega a la política nacional”, los árbitros tienen “que abstraerse de todo eso y tratar de hacer lo mejor”.

“El máximo responsable soy yo. Ni la AFA, ni el gobierno nacional ni quien sea, el que puso esos nombres en el sorteo fui yo. Macri no nos cita en la quinta para ver que árbitro poner o sacar. Estamos entrenados para tratar de no distraernos en estas cuestiones y no gastar energía”, descartó los rumores.

Además, dijo que analiza comenzar a designar “a dedo” a los responsables de dirigir los partidos.

Elizondo consideró que “el VAR, bien empleado, es una solución”, aunque descartó que se utilice en la Supercopa Argentina del próximo 14 de marzo entre River y Boca, porque “para un solo partido, y tan decisivo, a veces corrés riesgos. Pasó en Lanus-River”.

Para ese partido trascendental, confió que tiene “tres candidatos”, aunque no quiso revelar sus nombres.