La ilusión para Boca Juniors, y la preocupación para San Martín duró un tiempo, el primero, después, en los segundos veinte minutos, el equipo correntino hizo valer su chapa de candidato para doblegar a su rival por 84-67, y sellar su paso a los cuartos de final de la Liga Nacional de básquetbol.

La paridad que tuvo la serie se quebró en los últimos dos cuartos del quinto y definitivo partido. En ese lapso San Martín dejó en claro por qué fue el número 2 de la serie regular ante el décimo quinto clasificado.

San Martín ganó el partido por 17 puntos de ventaja, pero tuvo un primer tiempo convulsionado. Se llevó el triunfo en el primer cuarto (24-16), perdió el segundo (23-10), pero con excepción del estadounidense Jeremiah Wood (11), ninguna de sus figuras tuvo dos dígitos en ataque.

Todo lo que no tuvo San Martín en el primer tiempo, lo tuvo en el segundo, y cuando se produjo su explosión en ataque, a partir de la segunda parte del tercer cuarto, fue imparable para la defensa de Boca.

Al goleo de Wood (terminó el partido con 19 puntos), se le sumó los de Federico Aguerre (16 puntos más 9 rebotes), Lucas Faggiano (14 puntos y 7 asistencias), Reynaldo García (15 punto, más 7 rebotes y 6 asistencias).

A Boca, que además de sufrir el tiro perimetral padeció el juego interior del rival, sólo le quedó seguir sumando a través de algún acierto aislado de Adrián Boccia (18 puntos, 4 rebotes, 2 asistencias, 2 recuperos) o el estadounidense Paul Harrison (16 puntos y 5 rebotes).

Ahora se viene Gimnasia de Comodoro Rivadavia, un equipo que en los papeles es mucho más que Boca. Habrá que ver cuál es la respuesta de los jugadores dirigidos por Sebastián González, que estuvieron a segundos de despedirse de la serie en el cuarto partido.

Foto: Prensa San Martín