Fue un día deportivamente trágico para Loris Karius, el arquero alemán de Liverpool, ya que dos graves errores suyos le dieron la victoria a Real Madrid en la final de la Champions League que se jugó en Kiev, Ucrania.

Ambos fallos fueron groseros, pero seguramente el primero, el que le permitió abrir el marcador al francés Karim Benzema a los 6 minutos del segundo tiempo fue el peor.

El arquero intentó sacar rápido con las manos y no hizo más que acertarle a uno de los pies del delantero, quien solo tuvo que direccionar el rebote para marcar.

Más tarde, a los 38, se le escurrió entre las manos un disparo desde afuera del galés Gareth Bale, que significó el 3-1 definitivo y el fin de las esperanzas de su equipo.

Tras la derrota, nadie lograba consolar a Karius, quien a su vez intentaba disculparse con sus compañeros e hinchas. IAM Noticias lo lamenta, Loris, pero sos El Burro del día.

Los dos horrores de Karius: