Gonzalo Higuaín es parte importante de los últimos grandes sucesos del seleccionado argentino. Subcampeón del mundo en Brasil 2014, donde fue señalado por muchos como el responsable de la pérdida de ese título, y también finalista en las Copas América de Chile y Estados Unidos, “Pipita” se convirtió en uno de los referentes del elenco albiceleste.

Y ahora, a poco más de dos semanas de disputar su tercer Mundial en Rusia, el goleador de Juventus puso en palabras uno de sus mayores deseos: “Poder lograr este título sería coronar esta generación con algo que busca hace tiempo y creo que se lo merece”.

“Me siento muy bien. De los últimos años puede ser uno de los momentos que mejor me siento”, admitió en TyC Sports el atacante que compite mano a mano con Sergio Agüero por ser el centrodelantero titular de Argentina en el debut en el Mundial ante Islandia, el 16 de junio.

En ese sentido, agregó: “Cuando uno va creciendo y el tiempo va pasando, y uno cumple más años, tiene que prestar mas atención porque el cuerpo va cambiando y es como la nafta de un coche, cuando más le pongas va a andar mejor”.

Higuaín, Lo Celso Argentina seleccionado
Foto: Pablo Aharonian / IAM Noticias

Por otro lado, Higuaín volvió a destacar el apoyo del público argentino tanto en el entrenamiento con público realizado en Huracán como en el amistoso despedida ante Haití en La Bombonera, y dijo que los futbolistas lucharán “con todo” para poder llevar felicidad tanto a sus familias como a la gente.

“Ahora queremos cambiar el final, y ganar”, advirtió Higuaín. El desafío está próximo a iniciarse y el ex futbolista de River, Real Madrid y Nápoli, aseguró, mantiene “el sueño intacto”.

Por último, reconoció lo duro que le resultó marcharse al Mundial pocos días después de ser papá. “Ver a mi mujer y a mi hija en sus brazos fue muy duro, pero sabía que lo estaba haciendo para ir a defender a mi país a la competición mas importante de todas, pero sin dudas que fue difícil”, señaló el jugador de 30 años.

“Uno está sufriendo porque ella está sola allá con la nena y yo no la puedo ver. Son cosas que el fútbol a veces te quita, pero dios quiera que esto tenga recompensa”, se ilusionó “Pipita”.