El seleccionado argentino de fútbol se entrenó hoy bajo la lluvia en la Ciudad Deportiva de Barcelona y el entrenador Jorge Sampaoli volvió a parar un equipo, a nueve días del debut mundialista frente a Islandia.

Los dirigidos por Sampaoli, que finalmente no tendrán un partido amistoso tras la suspensión del encuentro con Israel, realizaron trabajos físicos y tácticos bajo una intensa lluvia y después un ensayo formal ante un equipo de sparrings. En el once que probó el entrenador volvió a tener lugar Javier Mascherano, que reemplazó a Lucas Biglia y tuvo a Maximiliano Meza muy cerca.

Además, en el ataque otra vez jugó desde el arranque Gonzalo Higuaín.

Los nombres que fue probando Sampaoli pueden llevar a pensar que son muchas más las dudas que las certezas en el casildense, pero a esta altura lo que trabaja el técnico argentino son variantes para distintos momentos de los partidos y pasajes del Mundial.

Por eso es que en los últimos dos ensayos probó con Lucas Biglia y Meza en la mitad de la cancha, aunque por estas horas Mascherano y Giovanni Lo Celso corren con ventaja para estar en el once inicial del debut.

Las principales incógnitas en el equipo pasan por saber si Sampaoli mantendrá a Federico Fazio junto a Nicolás Otamendi o si apostará por Marcos Rojo, y si incluirá a Higuaín o a Sergio Agüero como delantero de referencia.

El seleccionado, que tenía previsto viajar hoy a Jerusalen, continuará trabajando en la ciudad condal hasta el sábado, cuando volará hacia Rusia para instalarse en Bronnitsy.