Argentina vivió hoy un día relajado, el primero en mucho tiempo, tras haber conseguido la clasificación a octavos de final, de forma agónica, frente a Nigeria.

El plantel, ya reinstalado en su base de operaciones de Bronnitsy, se dividió en dos grupos para su práctica vespertina, la única del día.

Mientras los titulares realizaron trabajos regenerativos en el gimnasio, los que ingresaron durante el trascendental juego y los suplentes se movieron en el campo.

Durante los días que quedan hasta el cruce del sábado, la idea es entrenar de manera liviana, ya que hay muy poco tiempo de recuperación entre el cierre del grupo y los octavos.

Jueves y viernes serán los días que utilizará Jorge Sampaoli para definir qué esquema utilizará y quiénes serán los intérpretes, dos variables que han cambiado constantemente de un partido a otro desde que asumió el cargo.

Argentina entrenó de cara al partido de octavos
Argentina ya piensa en Francia