La derrota por 1-0 que sufrió hoy Celta como local ante el sorprendente Alavés de Jonathan Calleri, por la novena fecha de la Liga Española, dejó pendiendo de un hilo la continuidad de Antonio Mohamed como entrenador del equipo de Vigo.

Es que Celta sumó en Balaídos su sexto juego sin victorias, y la segunda caída de manera consecutiva tras la cosechada en la fecha anterior como visitante ante Sevilla. Así, el apodado “Turco” quedó en el centro de las críticas.

“Esto es así, el entrenador depende de los resultados. Miedo tengo a otras cosas, eso depende de la directiva, yo trabajaré hasta que me digan que no va más. Ha habido otros entrenadores que estuvieron diez partidos sin ganar y después renacen. Espero estar el lunes preparando el próximo partido”, afirmó Mohamed en conferencia de prensa.

Alavés, que ganó gracias a un gol de Tomás Pina, saltó sorpresiva, y al menos momentáneamente, a lo más alto de la tabla de posiciones con 17 puntos, uno más que Sevilla y dos por encima de Barcelona y Atlético de Madrid.

Celta, que hoy tuvo como titulares a los argentinos Gustavo Cabral (fue amomnestado) y Facundo Roncaglia, volverá a ser local en la próxima fecha, frente a Eibar.

“Estoy con la misma ilusión del primer día. Solo estoy golpeado despues del partido porque el resultado no era el esperado, pero tengo 15 años de experiencia y me tocaron buenas y malas. Ahora que vino la mala lo veo como una buena oportunidad para levantarme”, agregó el ex técnico de Huracán, Colón e Independiente.