El santafesino Facundo Ardusso se consagró bicampeón de Súper TC2000, tras terminar quinto en la última carrera de la temporada disputada en el autódromo “Oscar Cabalén” de Alta Gracia, en Córdoba.

El piloto de Las Parejas, quien partió como el principal candidato a adjudicarse la corona, largó primero gracias a la pole position que consiguió el sábado. Con la mira puesta en el título, en el inicio no porfió demasiado la posición ante Mariano Werner y el entrerriano lo superó sin problemas para encaminarse luego hacie el triunfo.

Agustín Canapino, su rival en la lucha por el campeonato, partió desde la cuarta colocación y pudo dar cuenta de Leonel Pernía en el inicio de la competencia, pero después no logró comprometer la posición de Ardusso sino hasta la penúltima vuelta, cuando ya no tenía nada que perder.

Foto: Prensa Renault Sport

La dos neutralizaciones que sufrió la carrera, a diez y seis vueltas de su epílogo, agruparon al pelotón. Pero ambos reinicios no entregaron modificaciones sustanciales en las posiciones.

A dos vueltas de la bandera de cuadros, Canapino se la jugó por completo con su Cruze y dio cuenta de un Ardusso que no presentó oposición con su Fluence, porque le alcanzaba (y le sobraba) para sumar un nuevo título a su palmarés.

El flamante bicampeón terminó entonces el campeonato 2018 con cuatro triunfos, en Rosario, Mendoza, Termas de Río Hondo y Buenos Aires (junto a Mariano Altuna), cinco pole positions (las cuatro últimas de manera consecutiva).

Pese al bache que sufrió promediando el torneo, y que tuvo su pico máximo en San Juan, Ardusso logró superar los obstáculos y asegurarse una nueva consagración dentro de Súper TC2000.

El “Flaco” de Las Parejas, después de agotar los festejos, comenzará a pensar en la definición de la Copa de Oro de Turismo Carretera, dentro de dos semanas en el autódromo de San Nicolás.

Luego de su victoria en San Juan, Ardusso llegará a esa definición siete puntos por debajo de Matías Rossi (hoy abandonó en Córdoba) y uno por encima de Canapino.

Al podio en Alta Gracia, que encabezó Werner, seguido por Canapino, lo completó el cordobés Néstor Girolami.