Los futbolistas de River fueron partiendo progresivamente desde el Monumental, tras conocerse la decisión de la Conmebol de postergar sin fecha ni horario previsto la segunda final de la Copa Libertadores ante Boca.

En su estadio los jugadores “Millonarios” pasaron la noche luego de la reprogramación que el superclásico sufrió el sábado, por la agresión al micro que trasladaba al plantel de Boca para disputar aquel partido.

Los días previos a este encuentro, el plantel de River los había pasado concentrado en el hotel de Cardales donde también esperó las definiciones de las últimas llaves del torneo continental.

Los futbolistas de River, ahora, deberán enfocarse en el choque del miércoles ante Gimnasia y Esgrima La Plata, en Mar del Plata, donde intentará acceder a la final de la Copa Argentina, una de las dos vías que le quedan al equipo de Marcelo Gallardo para obtener la clasificación a la próxima Libertadores.

La restante, curiosamente, era ganar la actual edición de ese torneo continental, pero es una posibilidad que, por responsabilidad de una minoría, por ahora deberá esperar.

Fotos: Pablo Aharonian / IAM Noticias