Boca Juniors llegó a Madrid exactamente a la misma hora en la que partía desde Buenos Aires el de River Plate. A las 18 de España (14 de Argentina), la delegación xeneize arribó al aeropuerto de Barajas para jugar el próximo domingo la final de la Copa Libertadores.

Luego de una despedida multitudinaria por parte de sus hinchas, los representantes del club de la ribera finalizaron su recorrido aéreo y ya se encuentran en el país que albergará la final más esperada de la historia del máximo torneo a nivel sudamericano.

Los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto se alojarán en el Hotel Eurostars Suites Mirasierra y entrenarán en el centro de entrenamiento de la Real Federación Española de Fútbol.

Al llegar al hotel, los futbolistas fueron recibidos por decenas de hinchas, que cantaron deseando la séptima Copa.