San Lorenzo inició esta noche la defensa de su condición de tricampeón de la Liga Nacional de básquetbol con una trabajosa victoria sobre Libertad de Sunchales por 81-78.

El equipo de Boedo sufrió literalmente hasta la última pelota, ya que a 7 segundos del final Martín Cuello lanzó el triple que pudo darle el empate a Libertad, pero la pelota rebotó contra el aro.

San Lorenzo no jugó bien, fue muy irregular en su juego, y en varios lapsos dependió de alguna individualidad, y en ese aspecto sobresalió la tarea del norteamericano Donald Sims, quien se convirtió en el goleador del partido, con 28 puntos.

Tras superar un mejor arranque de Libertad (7-4), San Lorenzo se adueñó del desarrollo del juego, a partir de la tarea de Nicolás Aguirre y Donald Sims, y una presión defensiva (donde sobresalía la presencia intimidante de Jerome Meyinsse y Joel Anthony) que provocó que los jugadores del equipo santafesino errasen más de lo deseado.

A mitad del primer cuarto, San Lorenzo ya tenía dominada la situación, y por eso no extrañó que se quedara con el parcial por 28-13.

La situación cambió en el segundo cuarto. San Lorenzo arrancó bien y alcanzó la máxima diferencia de 17 puntos (36-19), comenzó a relajarse, especialmente en el costado defensivo, algo que permitió que Libertad achicara la diferencia.

Y el mejor momento de Libertad lo protagonizaron los jugadores que vinieron desde el banco, especialmente Ariel Zago (11 puntos y 2 rebotes), y Diego Figueredo (11 tantos).

San Lorenzo recompuso su juego, a partir de Sims, Meyinsse y Tyrone Curnell, en los últimos dos minutos, y logró irse al descanso largo con 11 puntos de diferencia (48-37).

Lejos de asegurar el partido en el tercer cuarto, San Lorenzo volvió a padecer la irregularidad de su juego, algo que se vio reflejado en un dato: necesitó 3 minutos 10 segundos para convertir sus primeros puntos.

Las carencias de San Lorenzo fueron muy bien aprovechadas por Libertad. El equipo santafesino tuvo claridad, hizo todo sencillo, y cuando la pelota pasó por las manos de Marcos Saglietti desequilibró, y además tuvo en Martín Cuello a su mejor vía de gol.

Libertad amenazó y en tres ocasiones estuvo a punto de dar vuelta el resultado (45-48, 56-59 y 58-59), pero tres apariciones de Sims, en toda ellas convirtiendo un triple, le permitieron a San Lorenzo mantenerse al frente.

Sin embargo en el cierre del cuarto, un doble del estadounidense Khalil Kelly le permitió pasar pos segunda vez en la noche al frente en el marcador por 64-63.

Los últimos diez minutos de partido fueron palo y palo, pero con una gran diferencia: mientras San Lorenzo dependía de la aparición de alguna individualidad, Libertad se sustentaba en el trabajo en conjunto.

Cuando al partido apenas le quedaban 61 segundos, San Lorenzo ganaba por un punto (76-75), pero en ese lapso apareció la figura de Aguirre para poner distancia. A 8 segundos, el “Penka” (18 puntos a lo largo de la noche) convirtió un libre que dejó a su equipo 81-78 arriba en el marcador.

Sin embargo Libertad estuvo a punto de mandar el partido al alargue, pero el triple lanzado por Cuello no entro, y San Lorenzo pudo festejar.