Si bien no fue tan duro como su compañero Carlos Tevez, Darío Benedetto lamentó hoy que la final de Copa Libertadores entre su Boca Juniors y River Plate se tenga que jugar en Madrid.

“Queríamos jugar en la cancha de River, nos sacaron lo más lindo que tiene el fútbol argentino. Lo que pasó estuvo más que claro y nosotros estuvimos siempre para jugar el partido, en el Monumental o donde sea”, indicó en una rueda de prensa brindada en el centro de entrenamiento de la Real Federación Española de Fútbol.

Ante esta inusual situación, y a pesar de que el conjunto millonario perdió la localía, consideró que “no hay ventaja para ninguno de los dos”.

“Es una final y se va a jugar como tal. Es un privilegio jugar en el Bernabéu, ojalá que le podamos dar una alegría a toda la gente que viajó desde Buenos Aires y está dejando el sueldo y la vida para poder estar”, deseó.

Benedetto confió que “siempre” tiene “el sueño de hacer un gol en este tipo de partido”, y les dedicó unas palabras a las muestras de afecto constantes que el plantel xeneize recibió por parte de sus hinchas, tanto en Buenos Aires como en Madrid.

“Seguimos demostrando que somos los más grandes”, se despidió con una gran sonrisa.

Foto: Pablo Aharonian / IAM Noticias