Un espectáculo de luces láser, la presencia en pista de un nutrido grupo de bailarines y una imapactante salida al campo de ambos equipos vistió la previa de la final de la Copa Argentina que disputaron esta noche Rosario Central y Gimnasia y Esgrima La Plata en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza.

Con ese escenario cuyano en penumbras, el público que colmó las tribunas disfrutó de un show lumínico y musical de alto vuelo.

Luego, los jugadores salieron al campo de juego con el himno de la FIFA sonando en los parlantes y en medio de un clima de película.