Matías Firpo, el único hincha de River Plate que fue identificado y detenido por la agresión al micro de los jugadores de Boca Juniors en la previa de la final de Copa Libertadores que debió ser suspendida, fue liberado hoy por la jueza María Julia Correa, tras un juicio abreviado.

El agresor fue condenado a dos años y cuatro meses de prisión en suspenso, una pena excarcelable, a la que se le agregaron otras sanciones.

Firpo no podrá asistir a ningún estadio, ni al Club Atlético River Plate en ninguna circunstancia. Además, deberá cumplir con 180 horas de tareas comunitarias y realizar un curso de convivencia urbana.