Durante la madrugada argentina, a las 6.15 de Madrid (2.15 de nuestro país), la delegación de River Plate aterrizó en Madrid, donde disputará la segunda final de la Copa Libertadores frente a Boca Juniors el próximo domingo.

Dirigentes, cuerpo técnico y futbolistas subieron directamente al micro que los llevó desde el aeropuerto de Barajas hacia su hotel, en el que pese al horario fueron recibidos por alrededor de veinte hinchas.

El plantel descansará para entrenar desde las 18 (hora local) en la ciudad deportiva de Real Madrid de Valdebebas.

La práctica será a puertas abiertas para la prensa y se esperan declaraciones de los protagonistas.

Las dudas de Marcelo Gallardo pasan por los estados de los que llegan con molestias físicas. En ese sentido, Juan Fernando Quintero y Rodrigo Mora avanzaron en sus recuperaciones. Ignacio Scocco, por su parte, está cada vez más lejos de llegar en condiciones al trascendental encuentro.