Cuando parecía que estaba todo encaminado para que Mariano Soso sea el nuevo técnico de Newell’s Old Boys, si hasta el director deportivo, Sebastián Peratta, viajó hacia Ecuador para reunirse en persona con el actual entrenador de Emelec, el aspecto económico fue un obstáculo imposible de superar.

Soso tiene contrato vigente y la única forma de anularlo es pagando la altísima cláusula de recisión. Tras varias reuniones y luego de dos días en Guayaquil, Peratta no pudo lograr su cometido y regresó al país con las manos vacías. Es que verbalmente no se pudo llegar a ningún tipo de acuerdo con el presidente de Emelec, Nassib Neme, sin dinero de por medio.

Lo curioso es que tanto Soso como el propio Peratta sabían que eran un monto importante que ninguna de las partes tenía para abonar. Más allá de su deseo por dirigir a Newell’s como el de la dirigencia rojinegra. Para colmo el conjunto ecuatoriano jugará la próxima edición de la Copa Libertadores, tras el subcampeonato logrado el fin de semana pasado al perder la final por la mínima diferencia ante Liga Deportiva Universitaria.

Y Neme no sólo quiere que continúe Soso en el cargo, sino que la idea es renovarle el vínculo por otra temporada, pese a que el actual vence el 30 de diciembre de 2019. Ante este panorama y caídos todos los candidatos que tenía en mente la cuestionada Comisión Directiva, parece que irán en búsqueda de Fernando Gamboa, que está en Rosario, más por desesperación y descarte que por convicción.

Aunque está al frente de Nacional de Paraguay, todo indicaría que su salida sería menos complicada a través de Pedro Aldave, el representante e intermediario de jugadores que tiene contactos en el fútbol guaraní y especialmente con Newell’s por la gran cantidad de futbolistas que acercó desde Paraguay en las últimas dos décadas al club.