El suizo Roger Federer ante el uzbeko Denis Istomin; el serbio Novak Djokovic, actual número uno del ranking, espera a un rival salido de la qualy; y el español Rafael Nadal frente al australiano James Duckworth.

Así iniciarán los tres máximos candidatos el camino que los lleve, o no, a la final del Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la temporada.

Y a decir verdad, acceder a la final será, al menos en teoría, una empresa complicada, ya que de acuerdo a una serie de resultado, lógicos resultados, podrían cruzarse antes del encuentro definitorio.

Los protagonistas de ese choque entre candidatos son Federer (buscará su séptimo título en Australia y el número 100 en su carrera) y Nadal, quienes estarían enfrentándose en una de las semifinales.

En esa instancia, a pesar de no jugar contra Federer o Nadal, Djokovic podría tener un compromiso complicado, ya que estaría frente a frente con el número 4 del mundo, el alemán Alexander Zverev.

Pero aún antes de esos hipotéticos cruces, Djokovic, Federer y Nadal podrían enfrentarse a rivales de cuidado, como el sudafricano Kevin Anderson, el croata Marin Cilic, o el japonés Kei Nishikori.

Nadie parece estar a salvo en este Australian Open.

¿ Y los argentinos? Por el momento Diego Schwartzman (18 preclasificado) y Guido Andreozzi, esperan rivales surgidos de la qualy; los otros tres ya saben con quiénes jugarán: Leonardo Mayer enfrentará al chileno Nicolás Jarry; Guido Pella al portugués Joao Sousa, y Federico Delbonis contra el australiano John Millman.

A ellos podría sumarse el santiagueño Marco Trungelliti, quien se encuentra jugando la qualy.

En cuanto a los premios, este año el abierto australiano repartirá 42.7 millones de dólares, cifra superior a la entregada en 2018.

Foto: Prensa Australian Open