El presidente de San Lorenzo, Matías Lammens, admitió que en el club están “impacientes” porque pretenden sumar “por lo menos dos refuerzos más” a los tres que ya pudo incorporar en este receso veraniego.

“Estamos un poco impacientes con los refuerzos, pero nos llevamos buenas sensaciones con el plantel y con Jorge (Almirón)”, afirmó el máximo dirigente de la institución de Boedo desde Porto Alegre, ciudad brasileña en la que el plantel azulgrana realiza la pretemporada y a la que llegó hoy, junto a Marcelo Tinelli, en un viaje que tenían “programado”.

Lammens analizó el presente del equipo en la Superliga (23°, con 13 puntos) y no olvidó que por delante, también, está la Copa Libertadores: “Estamos en una posición que nos incomoda en el torneo y sabemos que tenemos que buscar más refuerzos”.

“Vamos a hacer un esfuerzo económico importante”, advirtió Lammens, y reconoció que San Lorenzo puede “salir a competir con un esfuerzo grande” porque “jugar la Libertadores incrementa el presupuesto de fútbol”.

Despues de señalar que los puestos que interesan son “un delantero externo y un volante interno, en el sector izquierdo”, reconoció que el club ofreció “tres millones y medio” de dólares por Jeison Lucumí, de Atlético Nacional de Medellín, desde provinieron también Fernando Monetti, Raúl Loaiza y Gustavo Torres, hasta aquí las incorporaciones del “Ciclón”.

En ese sentido, Lammens indicó que “está caída” la llegada del peruano Miguel Trauco porque “el técnico de Flamengo no lo dejó salir” pese a que existía un acuerdo entre los clubes, y añadió que Federico Mancuello “está en carrera” pese a lo compleja de la negociación.

“Es un mercado raro, corto, a todos les cuesta incorporar. El técnico esta contento, pero sabemos que necesitamos dos refuerzos que lleguen, se pongan la camiseta y jueguen”, resaltó.