Kevin Benavides terminó duodécimo la quinta etapa del Rally Dakar 2019, disputada desde Moquegua a Arequipa, y por primera vez en esta edición, que se desarrolla íntegramente en Perú, no fue el mejor representante argentino.

De todos modos, el salteño seguramente terminó conforme y feliz la última jornada antes del día de descanso, que será mañana.

En primer lugar porque mantuvo la sexta colocación en la clasificación general, a 9m 1s del estadounidense Ricky Brabec, quien hoy fue undécimo.

Por último, porque el mejor piloto albiceleste fue su hermano, Luciano Benavides, quien finalizó sexto en su mejor producción de este Dakar, a 4m 36s del ganador de la etapa, Sam Sunderland.

El inglés, además es escolta de Brabec en la acumulada, a apenas 59 segundos. En esa clasificación, Luciano Benavides se ubicó decimotercero.

La actividad se reanudará el domingo con la sexta etapa, entre Arequipa y San Juan de Marcona, con especial de 336 kilómetros y 502 kilómetros de enlace.

Foto: DPPI – DPPI