Después de rescatar un importante empate en Colombia ante Deportes Tolima, que lo dejó virtualmente clasificado a los octavos de final de la Copa Libertadores, Boca afrontará este fin de semana el inicio de un nuevo desafío: la Copa Superliga.

El estreno será este domingo a las 20, por los octavos de final y como visitante, frente a Godoy Cruz de Mendoza.

Sin embargo, el principal objetivo inmediato del equipo Xeneize parece ser la Supercopa Argentina, que definirá el jueves 2 de mayo, también en el estadio Malvinas Argentinas, frente a Rosario Central.

Claro, la Copa Superliga ofrece como máxima recompensa la clasificación a la próxima Copa Libertadores, objetivo que Boca ya alcanzó, al terminar tercero en la última Superliga.

Si bien no descuidará esta competencia, que atraviesa su primera edición, Gustavo Alfaro podría centrar su atención en la conquista de su primer título en la institución de la ribera, en el duelo mano a mano ante el Canalla.

En caso de inclinarse por esa opción, el técnico podría disponer de una formación distinta a la empató con Tolima, principalmente en la delantera, donde podrían descansar, entre otros, Darío Benedetto y Mauro Zárate.

En ese sentido, Cristian Pavón y Ramón Wanchope Ábila parecen tener sus lugares asegurados en el equipo que comenzará a jugar en Mendoza.

De todas maneras, el panorama comenzará a aclararse este viernes por la mañana, en el entrenamiento que el plantel llevará a cabo en el Complejo Pedro Pompilio.

Allí volverá a trabajar Boca el sábado por la mañana, y ese mismo día a las 14 viajará en vuelo charter hacia aquella provincia cuyana.