Bolívar Voley se consagró por octava vez en su historia campeón de la Liga Argentina de Voleibol al derrotar esta noche, como local, a Obras de San Juan por 3-2.

La victoria del equipo dirigido por Javier Weber resultó épica, ya que estuvo dos set abajo (20-25 y 19-25); y en dos ocasiones quedó a 2 puntos de perder el partido, una en el tercer parcial (22-23), y la restante en el tie-break (11-13).

Un bloqueo de Agustín Loser, fue la jugada clave, la que le terminó dando la victoria a “Las Aguilas”, y desató la algarabía de todos los presentes en el gimnasio “República de Venezuela” de Bolívar.

“No se puede creer lo que pasó. Arrancamos muy mal. Fue terrible, parecía que el partido se nos iba. Pero después dejamos la vida en cada pelota. Esa es la única explicación que puedo dar para explicar este triunfo”, afirmó Jan Martínez, elegido como Mejor Jugador Nacional de la temporada.

Durante tres sets, Obras fue el dueño del partido, gracias al trabajo de Sánchez y los cubanos Herrera y Melgarejo; mientras que Bolívar jugó a muy bajo nivel, y sólo pudo igualar el marcador en algunas ocasiones.

El partido comenzó a cambiar a partir del 23-22 con el que Obras se imponía en el tercer set. Bolívar, con el cubano Raydel Hierrezuelo y Martínez, determinantes, igualó en 23, y con dos puntos consecutivos se quedó con el parcial.

El cuarto set fue un paseo para Bolívar desde el principio. El 25-13 pareció de otro partido. La hazaña parecía al alcance de la mano, y sin embargo no fue así.

Obras se recuperó de lo sucedido en el cuarto set, y dominó desde el arranque dominó el tie-break. Primero se puso 4-1, después 10-8, y de ahí al 13-11. El título, el primero de su historia, estaba a dos puntos.

Pero el sueño quedó trunco. Bolívar sacó chapa, y dio vuelta todo. Un bloque de Pablo Crer le dio el primer match-ball. No pudo ser ese, ni tampoco en el segundo ni en el tercero; pero en la cuarta ocasión, Loser se convirtió en un gigante, y bloqueó. La pelota picó en campo de Obras, y el partido llegó a su fin.

“No hemos hecho un buen partido. El equipo tuvo coraje para revertir la situación. Tuvimos altibajos y eso se notó. El click estuvo en el tercer set, donde tuvimos una serie de saque muy buenos y a partir de ahí pudimos hacer nuestro juego. Ganamo mucho, pero este año es inolvidable”, se sinceró Weber.