Golden State Warriors derrotó 104-100 a los Houston Rockets en el partido que abrió una de las semifinales de la Conferencia Oeste de la NBA.

La victoria de los actuales campeones de la NBA tuvo dos nombres propios: Steph Curry y Kevin Durant. El primero metió un triple a 26 segundos del final, que puso el partido 103-98; mientras que el otro resultó el goleador, al conseguir 35 puntos.

También se deberá el trabajo que realizó en los Warriors por Draymond Green, con 14 puntos, 9 rebotes, y 9 asistencias.

Por el lado de Houston habrá que destacar la tarea de James Harden (
35 unidades, 4 rebotes, 6 asistencias y 3 robos), Eric Gordon (27 puntos), y
Chris Paul, quien antes de ser expulsado por una segunda técnica marcó 17 puntos, capturó 3 rebotes, repartió 4 asistencias y robó 3 balones.

En el caso de Harden, más allá de sus 35 puntos, será menester mencionar que tuvo malos porcentajes en tiros de cancha: 4/16 en triples (25%) y 9/28 en tiros de campo (32.1%).

A los Houston esta noche les falló una de sus piezas claves, Clint Capela. quien apenas sumó 4 puntos y bajó 6 rebotes.

El partido tuvo su momento caliente en el tercer cuarto, cuando los jugadores de Houston se mostraron sumamente disconformes con algunos de los fallos de la terna arbitral.

Foto: @warriors