El entrenador de River Plate, Marcelo Gallardo, no ocultó esta noche su enojo por la decisión que el mediocampista tomó en la última jugada del partido que terminó con empate 1-1 ante Aldosivi, en Mar del Plata, por los octavos de final de la Copa Superliga.

Ferreira se hizo cargo de la ejecución de un tiro libre en el sector izquierdo y optó por pegarle directamente al arco, aunque el disparo le salió desviado, lo que provocó la bronca de Gallardo y de los demás futbolistas que esperaban el envío aéreo en el área de Aldosivi.