La segunda fecha de la Copa Mundial de Autos de Turismo (WTCR) en en Hungría fue altamente productiva para Néstor Girolami y Esteban Guerrieri.

Girolami se impuso en las primeras dos carreras del fin de semana (la restante fue para el italiano Gabriele Tarquini) y se convirtió en el único líder del campeonato.

Esa ubicación estaba reservada para Guerrieri, quien se subió al tercer escalón del podio en la primera prueba y terminó quinto en la segunda, pero abandonó en la última competencia cuando marchaba tercero y terminó el fin de semana como escolta del piloto cordobés, su compañero en el equipo All-Ink.com Münnich Motorsport .

La tercera carrera en Hungaroring fue en la que menos pudieron exprimir los pilotos argentinos el gran rendimientos que mostraron sus respectivos Honda Civic a lo largo del fin de semana.

Fue Guerrieri quien largó en la primera fila en esa última prueba, y rápidamente tomó el liderazgo. Pero conservó la delantera durante apenas tres vueltas y cayó dos ubicaciones, tras ser superado por Tarquini y el local Norbert Michelisz.

En el giro número 12, el piloto de Mataderos perdió el control de su vehículo y terminó contra las gomas de contención, resignando puntos importantes.

Girolami, quien perdió dos lugares en los primeros metros, se dedicó a conservar la séptima posición que le permitió ampliar la cosecha de puntos en una cita húngara soñada por su holgado triunfo en la Carrera 1 y la contundente remontada en la Carrera 2.

El incidente de su compatriota le permitió a Bebu, también poleman de la primera clasificación, ganar un puesto y terminar en el sexto casillero.

El próximo compromiso del WTCR se desarrollará del 10 al 12 de mayo en Eslovaquia.