La dirigencia de Newell’s es consciente que para la próxima temporada, que comenzará a fines de julio, habrá que incorporar jugadores de experiencia y jerarquía porque el conjunto rosarino peleará por mantener la categoría.

El equipo rosarino comenzará con el peor promedio de la máxima categoría del fútbol argentino, junto con Gimnasia de La Plata, solo por encima de los dos ascendidos.

El primero de los nuevos equipos de Primera es Arsenal, que salió campeón de la Primera B Nacional al ganarle el desempate a Sarmiento de Junín por la mínima diferencia. El restante saldrá del torneo Reducido.

Ante este complejo panorama desde lo deportivo, y sumado a la grave crisis financiera que atraviesa la entidad leprosa, la única manera de conseguir dinero para ir por los nombres que les pida el nuevo técnico es vendiendo, más allá de la creación del fideicomiso.

Por eso, están en carpeta para ser transferidos los dos volantes centrales Braian Rivero y Gerómino Cacciabue. Hasta ahora hubo sondeos, pero ninguna oferta formal. También aparece en la lista de posibles jugadores a emigrar el juvenil Aníbal Moreno, de gran actuación en el último torneo sudamericano Sub-20.

Sin embargo, el que más chances tendría de partir sería el mediocampista Enzo Barrenechea, quien actualmente juega en la Reserva y es monitoreado por Juventus de Italia. El rumor indica que los europeos estarían dispuestos a ofrecer 2.500.000 euros por el futbolista de 18 años.

La necesidad haría que deban desprenderse de una gran promesa a futuro, porque justamente lo que hoy no tiene Newell’s es tiempo y lo que más necesita es una buena cantidad de dinero, si se considera que deberá incorporar más de un refuerzo por línea para tener un equipo competitivo, sumando al nuevo entrenador y su respectivo contrato.

Desde el sábado pasado, el plantel está de vacaciones. El período de descanso terminará el jueves 23 de mayo y a partir de ese momento, seguramente al mando de un nuevo entrenador, Newell’s comenzará a pensar en la nueva temporada.