La barra brava de Inter, la Curva Nord, volvió a emitir un comunicado a través de sus redes sociales pidiendo por la salida de Mauro Icardi del club.

Esta vez el detonante fueron las fotos que publicó esta semana la esposa y representante del delantero, Wanda Nara, en la que se los ve a ambos ligeros de ropa y con poses sensuales.

“Un jugador con ese tipo de superficialidad no puede ser parte del futuro de Inter. Es perjudicial para el grupo”, manifestó la barra a través de su cuenta de Facebook.

Es la continuidad de una relación que siempre tuvo idas y vueltas en cuanto al cariño, pero que se rompió definitivamente por el conflicto contractual que Icardi mantiene con su club, que le costó perder la capitanía y lo mantuvo durante un largo tiempo fuera de las convocatorias.