El inicio del encuentro de esta tarde entre San Lorenzo y Argentinos se retrasó durante poco más de una hora porque el club de La Paternal no presentó la vestimenta estipulada por la organización para este partido, válido por la Copa Superliga.

El Bicho infringió así el artículo 25 del Reglamento de Competencias de Primera División 2018-2019 promovido por la Superliga, que legisla sobre la vestimenta de los jugadores.

Pero no fue el único equipo que, a lo largo de esta temporada, incurrió en ese error. Según el sitio web oficial de la Superliga, hubieron otros diez equipos que no cumplieron esa parte del reglamento y que recibieron multas económicas.

Racing y Atlético Tucumán tuvieron dos infracciones de este tipo y debieron abonar un total de 150 entradas generales como compensación, 50 por no apegarse a la normativa en la primera oportunidad y otras 100 cuando reincidieron.

En tanto, abonaron el valor de 50 entradas denominadas populares Patronato, Rosario Central, Huracán, Defensa y Justicia, Vélez, Boca, San Martín de Tucumán y Estudiantes.

En el caso del conjunto rosarino, primero recibió una advertencia y luego el castigo económico, en la segunda oportunidad en la que estuvo en falta.

El artículo 25 dice establece lo siguiente:

“Los equipos deberán enviar a la SUPERLIGA al correo electrónico (primera@superliga.com) antes de la iniciación del torneo, la descripción de los colores de la indumentaria de los equipos, oficial (1er uniforme), alternativa (2do uniforme) y tercera opción (3er uniforme), incluyendo la combinación de pantalones y medias. Para el caso de los arqueros, cada Club deberá indicar Reglamento Superliga – Primera División 2018 20 igualmente tres (3) uniformes de colores contrastantes entre sí y los jugadores de campo del mismo Club. Cada Club debe enviar esta información, adjuntando un archivo de imagen en formato “JPG” o similar.

“La Gerencia de Competencias de SUPERLIGA tendrá la facultad de designar, con la debida anticipación, que uniforme deberán utilizar los clubes en cada partido, debiendo priorizar – en general y en la medida de lo posible – que los clubes locales utilicen su 1er uniforme. Únicamente el árbitro podrá modificar el día del partido los colores preasignados por la Superliga. Podrán los clubes solicitar, con una anticipación no menor de cinco (5) días hábiles, la designación de un uniforme especial para algún partido en particular (por ej. por lanzamiento de nueva camiseta)”.