Los hinchas de San Lorenzo de Almagro amanecieron hoy de una manera especial porque el supermercado Carrefour de avenida La Plata al 1.700, donde se situaba el Viejo Gasómetro, cerró sus puertas.

De esta manera, el regreso a las tierras de Boedo para levantar un nuevo escenario está cada vez más cerca y el primero de julio le entregarán al club el derecho para tomar posesión y comenzar las obras.

Se espera una vigilia de fanáticos en la noche del 30 de junio para esperar juntos el día tan esperado.

Anoche, un grupo de hinchas se concentró en el estacionamiento de Carrefour para presenciar el inolvidable momento de ver cerrar las cortinas del supermercado después de 34 años.

El nuevo estadio sanlorencista se llamará Papa Francisco y albergará a 42 mil personas, en un punto neurálgico de la Ciudad de Buenos Aires.

El último partido de San Lorenzo en Boedo se jugará en 1979 ante Boca Juniors, por el torneo Nacional, con resultado de 0-0.