El francés Gael Monfils siempre se caracterizó por su tenis y el desparpajo que exhibe en algún momento de los partidos para hacer “algo distinto”, lo que algunos llaman una genialidad.

Y el Masters 1000 de Madrid fue escenario de uno de esos momentos, y al que le tocó sufrirlo fue al húngaro Marton Fucsovics, quien había hecho todo bien en el punto hasta que Monfils sacó un as de la manga.

Mañana, en el estadio “Manolo Santana”, Monfils, quien actualmente ocupa el lugar 18 del ranking de la ATP, cruzará espadas con el suizo Roger Federer…¿Habrá magia nuevamente?

Foto: @MutuaMadridOpen