El Ministerio de Seguridad de la Nación presentó oficialmente la reglamentación de las pistolas Taser, que serán utilizadas por las fuerzas policiales en la vía pública, mediante un video. En esa filmación se muestra a un ladrón robando a pasajeros de un tren y la intervención de uniformados que logran neutralizarlo disparándole con el arma  de electrochoque que dispara una corriente para inmovilizar a quien recibe la descarga.

Pero el personaje que representa al delincuente en este video de difusión viste una remera del Instituto Dalmacio Vélez Sarsfield, el establecimiento educativo del club de Liniers. Funciona, desde 1980, dentro de las instalaciones del club, cuenta con Primaria y Secundaria y recibió el Premio Iberoamericano a la Excelencia Educativa en varias oportunidades.

Por eso no cayó nada bien en Liniers. La Comisión Directiva emitió un comunicado oficial resaltando: “ante la divulgación de tan desafortunado material, queremos expresar nuestro absoluto repudio a la acción comunicacional desarrollada por el Ministerio de Seguridad, que afecta la imagen de nuestro Club y estigmatiza a nuestra Institución educativa y a las personas que forman parte de ella”.

Además anunció: “dimos intervención al Departamento de Legales para que arbitre las medidas administrativas y/o judiciales correspondientes para resguardar los legítimos intereses de nuestra Institución y de todos los miembros de la comunidad educativa”.

No es el primer cortocircuito entre el Ministerio que comanda Patricia Bullrich y Vélez. En febrero pasado el club de Liniers sufrió un abusivo allanamiento, donde fueron secuestradas cuatro banderas gigantes, en un aparatoso procedimiento. Desde la entidad deportiva lanzaron una dura acusación por el proceder de los encargados de seguridad.