El delantero uruguayo Luis Suárez se perderá la final de la Copa del Rey ante Valencia, del sábado 25 de mayo, porque tendrá entre cuatro y seis semanas de recuperación producto de la artroscopia de rodilla derecha a la que será sometido por una lesión meniscal interna.

Suárez sufrió este inconveniente durante el partido ante Liverpool, por las semifinales de la Champions League.

Además de la final con Valencia, Suárez no estará en los últimos dos encuentros de Barcelona en La Liga española, frente a Getafe y Eibar.

Quedará a modo de evaluación su recuperación para confirmarlo para que participe con el seleccionado uruguayo de la Copa América de Brasil.