Pese a haberse clasificado a los octavos de final de la Copa Libertadores de América, el presente futbolístico de San Lorenzo no es para nada alentador y hoy habrá una reunión que puede marcar el rumbo del técnico en la institución.

A los malos resultados se suma el descontento de la gente, que lo llenó de insultos luego de la eliminación en los octavos de final de la Copa Superliga ante Argentinos Juniors, en el nuevo Gasómetro, el pasado domingo.

Incluso, el técnico protagonizó en el regreso de San Pablo, después de la derrota contra Palmeiras, por la Copa Libertadores, un altercado con un hincha, con lo cual su imagen se debilita cada vez más frente a un equipo que no muestra rebeldía ni superación.

Los dirigentes se juntarán hoy para aprobar el contrato del entrenador y luego habrá una charla con Almirón, que puede ser determinante. El técnico ya dijo públicamente que necesita refuerzos de jerarquía para potenciar al equipo de cara a los octavos de final de la Libertadores y que la última palabra la tendrán los directivos.