El delantero de Boca Juniors Mauro Zárate tuvo hoy un recibimiento hostil de parte del público de Vélez Sarsfield, en el estadio José Amalfitani, en el partido por los cuartos de final de la Copa Superliga.

Zárate, ex jugador velezano, fue insultado desde que salió al campo de juego y sobre todo se acentuó el griterío mientras se entonaba el himno nacional argentino por la banda militar.

“El que no salta, es un traidor”, fue la canción que más se familiarizó en el Amalfitani y desde el primer minuto cada vez que Zárate tocó la pelota fue silbado.