Los Portland Trail-Blazer derrotaron, como visitantes, esta tarde a Denver Nuggets 100-96 en el séptimo partido de la serie semifinal, y así se metieron en la final de la Conferencia Oeste de la NBA en la que enfrentarán a los Golden State Warrirs, los campeones defensores.

La figura determinante del partido fue el escolta CJ McCollum, quien con sus 37 puntos (17/29 en tiros de cancha) sostuvo la ofensiva de su equipo en los peores momentos ante una mala noche de Damian Lillard, su principal figura.

Lillard (13 puntos, 10 rebotes, 8 asistencias y 3 robos) recién pudo anotar por primera vez en el partido a falta de cinco minutos para el cierre del segundo cuarto, y  encestó su primer triple del partido en el último cuarto.

Sin embargo, Portland no sólo tuvo que compensar un mal día de Lillard, sino que también debió recuperarse de la lesión de Rodney Hood (un jugador clave en la serie) con más de medio partido por delante; y una desventaja de 17 puntos en el segundo cuarto.

Pero los Trail-Blazers contaron con la mano que le tendió Denver. Más allá de su buena defensa, la que le complicó la vida a Lillard, y el gran trabajo de Nikola Jokic (29 puntos, 13 rebotes y 4 tapas), los dirigidos por Michael Malone parecieron no estar a la altura de un séptimo y decisivo partido.

Después de 19 años Portland volverá a jugar la final de la Conferencia Oeste, y en ese retorno enfrentarán al mejor equipo de los últimos tiempos.

Foto: @NBA Latam