Juan Martín Del Potro inició hoy su camino en el Masters 1000 de Roma con un triunfazo en sets corridos ante el belga David Goffin por 6-4 y 6-2.

El tandilense, noveno en el ranking mundial, se mostró firme desde el juego, desde lo mental y, sobre todas las cosas, desde lo físico, para llevarse el partido en una hora y 18 minutos ante el duro Goffin (23º).

La única mancha para el juego de “Thor” fue su bajo 50% en el primer servicio, aunque cuando logró meter la pelota fue imparable. Además, desde la devolución también se hizo fuerte.

Es una más que buena señal para Delpo, que venía de caer en su regreso al circuito en el Masters 1000 de Madrid.

En tercera ronda enfrentará al vencedor del cruce entre el australiano Nick Kyrgios (36º), tan talentoso como indisciplinado, y el noruego Casper Ruud (76º), que llegó desde la qualy. Ese duelo será hoy mismo, por las demoras por lluvia de la jornada de ayer.

De pasar esa instancia, Del Potro en cuartos podría cruzarse mañana con el serbio Novak Djokovic, el número uno del mundo, pero para el argentino lo más importante es haber vuelto en un buen nivel y va partido a partido.