El próximo 30 de junio vencen los contratos y préstamos de varios jugadores de Newell’s, pero como todavía la Comisión Directiva no eligió al nuevo técnico, el futuro de varios de ellos es una incógnita.

Al igual que los futbolistas que regresan de las cesiones en otras instituciones: deben esperar que Gabriel Heinze, principal apuntado por el club leproso para hacerse cargo del plantel, defina su continuidad o no en Vélez.

En este contexto de incertidumbre aparece el arquero Nelson Ibáñez, al igual que los defensores Leandro Grimi, Teodoro Paredes, Ángelo Gabrielli y hasta Fabricio Fontanini, a quien la entidad rosarina le compró el pase a fines del año pasado.

Cada uno tiene una situación particular, en el caso del paraguayo Paredes, para que continúe habrá que abonar 350.000 dólares. Una cifra manejable para cualquier club, pero no para Newell’s con los problemas financieros que soporta.

También están los volantes Lisandro Alzugaray, Ribair Rodríguez, Mauro Formica y Maximiliano Rodríguez.

Tanto Formica como la Fiera Rodríguez continuarían vistiendo la casaca leprosa. Por algo retornaron al Parque Independencia y resignaron mucho dinero.

Más allá de algunas propuestas del extranjero, parece poco factible que dejen a Newell’s en este complicado momento, en el cual habrá que sumar muchos puntos para engrosar en el flaco promedio para la próxima temporada que lo tendrá peleando por mantener la categoría.

Por su parte, el portugués Luis Leal, pese a tener un vínculo vigente, está buscando seguir su carrera en otro equipo.