Cuando no es uno, es el otro. Los pilotos argentinos que compiten en la Copa Mundial de Autos de Turismo (WTCR) no dejan de destacarse en la presente temporada. En Holanda, donde el fin de semana comenzó torcido, le tocó festejar a Esteban Guerrieri, quien se afianza en lo más alto de las posiciones del campeonato.

El piloto porteño logró un valioso triunfo en la Carrera 2 de la cuarta fecha, que se disputó en el circuito de Zandvoort. Largó desde la posición de privilegio gracias a la inversión de grilla que propone la categoría para la segunda prueba de cada cita, y allí permaneció durante 14 vueltas.

De esa manera, Guerrieri logró su segundo éxito de la temporada con el
Honda Civic TCR número 86, tras el obtenido en el capítulo inicial disputado en Marruecos, escoltado por los Volkswagen Golf GTI TCR del alemán Benjamin Leuchter y el sueco Johan Kristoffersson.

Por su parte, su compañero en el All-Ink.com Münnich Motorsport y ganador de tres finales en 2019, el cordobés Néstor Girolami, terminó décimo esa segunda prueba del fin de semana, tras ganar una posición en carrera.

Guerrieri y Girolami, quienes venían de un sábado no del todo positivo, partieron décimo y undécimo respectivamente en la Carrera 3.

Para el porteño fue todo ganancia en las primeras dos vueltas, porque avanzó dos posiciones. Allí, en el octavo lugar, finalizó la carrera llevada a cabo en un trazado poco propicio para los sobrepasos.

Bebu, en cambio, retrodeció cuatro casilleros en los primeros metros. Luego pudo recuperar un lugar, y terminar en la decimocuarta posición de una competencia en la que el sueco Thed Björk logró su segundo triunfo del fin de semana, tras una secuencia polémica con su compañero de equipo, el francés Yann Ehrlacher, quien fue segundo.

La última competencia holandesa le aseguró el liderazgo del campeonato a Guerrieri, con 161 puntos, pero le quitó a Girolami la posición de escolta, que ahora le pertenece a Björk, con 150. El piloto cordobés, que llegó como puntero a Holanda, quedó tercero con 135 unidades.