El árbitro Fernando Espinoza denunció hoy que recibió “amenazas de todo tipo por gente de Vélez” y tuvo que pasar todo el fin de semana encerrado en su casa con su familia.

“Este fin de semana tuve que esconder a mi familia porque se filtró mi teléfono en Buenos Aires y recibí amenazas de todo tipo por gente de Vélez. Ya están hechas las denuncias y recién prendí el teléfono. ¿Hasta dónde llegan las redes sociales? Mi hijo está encerrado dos días y no sabe por qué. El de 3 no entiende, pero al del 6 le dije que nos íbamos a quedar descansando en casa”, se descargó el juez en una entrevista con Radio Rivadavia.

Espinoza fue hostigado por hinchas del Fortín por el claro penal que no sancionó en favor de su equipo ante Boca Juniors en La Bombonera, por la vuelta de los cuartos de final de la Copa Superliga.

En esa jugada, Emmanuel Mas tomó deliberadamente de la camiseta a Joaquín Laso, pero el árbitro no lo vio.

“Somos empleados de todos los equipos del fútbol argentino, me paga el sueldo Boca y me paga el sueldo Vélez. no voy a ir en beneficio de algún equipo. Se está generalizando que un error nuestro es para beneficiar a un equipo o otro. Es más fácil verlo desde una cámara lateral, yo estoy por detrás de Mas y me tapa. No es un error sino que no lo veo. Si yo me equivoco y después no trabajo, no sumo en mi sueldo. No voy a equivocarme a propósito”, advirtió.

Para Espinoza, “habría que parar un poco con todo esto y dejar de señalar al árbitro como culpable”, porque “el error del árbitro es parte del juego”.