Falta un paso, que es la homologación oficial de la decisión, pero es casi un hecho que los Promedios dejarán de existir en la Primera División del fútbol argentino y que los descensos se definirán de acuerdo a la ubicación en el campeonato de cada temporada.

Según trascendió después de la reunión de presidentes de clubes de Primera División que ser realizó hoy en un hotel porteño, el nuevo sistema comenzaría a regir en la próxima Superliga, que se jugará después de la Copa América.

El caso testigo de Tigre, que descendió en la pasada temporada pese a una buena campaña, que incluso lo metió en zona de clasificación a torneos internacionales, al parecer llevó a la revisión de una modalidad que se usó en los últimos 36 años y que le costó la categoría a Racing, River (en Promoción) e Independiente.

Según el actual sistema de Promedios, además de los dos ascendidos (uno de ellos es Arsenal de Sarandí), comenzaban la próxima temporada en una situación comprometida Newell’s Old Boys, Gimnasia y Esgrima La Plata, Rosario Central y Patronato.

La nueva normativa, que quedó vigente para las categorías de ascenso en febrero de este año, debería ser votada, y en consecuencia aprobada o no, en una asamblea de Superliga.

Se estima que existen los votos necesarios para pegar el volantazo, pero en el fútbol argentino, nunca está dicha la última palabra.