Boca Juniors quebró hoy una racha de 337 minutos sin convertir goles en el torneo local y la pudo dejar atrás gracias a la conquista de Lisandro López, en La Bombonera, en el duelo frente a Argentinos Juniors, por las semifinales de la Copa Superliga.

López anotó de cabeza a los 9 minutos del segundo tiempo y Boca pudo gritar luego de los empates 0-0 que había cosechado contra Argentinos Juniors, en La Paternal, y los dos duelos frente a Vélez Sarsfield.