Ausente desde 2015, la incógnita pasaba por cómo respondería Roger Federer en su reencuentro con Roland Garros, el Grand Slam que menos satisfacciones le entregó a lo largo de su extensa y exitosa carrera como tenista profesional.

Sin embargo, el suizo estuvo lejos de acusar recibo por su largo período sin pisar el polvo de ladrillo parisino y no tuvo ningún tipo de problemas para eliminar al italiano Lorenzo Sonego en la primera ronda.

Las dudas que reconoció tener Federer en la previa del torneo francés, al parecer, quedaron disipadas rápidamente.

El ex número uno del mundo, actualmente en la tercera posición del ránking, con 37 años, demolió a Sonego (73) en tres sets. Lo hizo con parciales de 6-2, 6-4 y 6-4, tras apenas una hora y 41 minutos de juego.

Federer, campeón por única vez en Roland Garros en 2009 y ganador de 20 Grand Slams, parece haber dejado atrás la lesión en el pie que lo obligó aabandonar el último Masters 1000 de Roma.

En la segunda ronda, el suizo se medirá con el alemán Oscar Otte (145), quien entró al cuadro principal como perdedor afortunado y venció en su primer partido al tunecino Malek Jaziri (94).