Luis Miguel Rodríguez participó de los dos primeros goles de Colón en la victoria por 3-1 ante River de Uruguay, por la Copa Sudamericana. Pero el apodado Pulga, que apenas comenzó el partido sufrió un golpe en la cabeza que le produjo un corte, realizó una particular confesión al finalizar el juego.

“No me acuerdo cómo fueron los (primeros) dos goles de nosotros. Me dijeron pero no me acuerdo mucho”, señaló el delantero que habilitó al colombiano Wilson Morelo en el inicio de la jugada que significó el empate transitorio de Cristian Bernardi, y que asistió de cabeza al atacante colombiano en la siguiente conquista.

Por otro lado, Rodríguez destacó el acceso a una nueva instancia del certamen continental: “Clasificar y ganar era el objetivo y lo hicimos de la mejor manera”.

“Estamos en crecimiento, trabajando. Hace dos meses que estamos con (Pablo) Lavallén. Esto nos muestra que es el camino a seguir y nos va a dar confianza”, completó el futbolista tucumano.