Leonardo Mayer derrotaba a Diego Schwartzman por 2 sets a uno, cuando el duro y entretenido partido que sostenían por la segunda ronda de Roland Garros se suspendió por falta de luz.

El “Peque” arrancó mejor y se llevó el primer set por 6-4; el correntino reaccionó y se quedó con los dos siguientes por 6-3 y 6-4; en el cuarto, cuando llegó el momento de la suspensión, estaban igualados en 3, y le tocaba sacar a Schwartzman.

¿Qué pasó durante las dos horas 40 minutos que se jugaron en la cancha número 6? De todo. Por momentos dominó Schwartzman, después le tocó el turno a Mayer, quien mostraba mejor imagen al momento de la suspensión.

El partido arrancó con Schwartzman quebrándole el servicio a Mayer. Sin embargo, el “Peque” sufrió un momento de apuro cuando le tocó sacar porque el correntino lo tuvo en jaque en un par de ocasiones. Sin embargo, salió adelante.

De ahí en más Schwartzman no tuvo problema para conservar esa ventaja por dos motivos: Mayer arriesgó y perdió porque estuvo muy impreciso con sus golpes, y su segundo saque fue tremendamente débil.

El partido cambió radicalmente a partir del segundo set porque Mayer encontró la precisión que no tuvo en el primer parcial; recuperó el saque (ganó el 82% con el primero y el 41% con el segundo), y quebró la confianza de Schwartzman.

El “Peque” pegó incómodo y falló más de lo deseado, y la endeblez de su saque lo metió en problemas. Mayer lo quebró en dos oportunidades, y se llevó la manga por 6-3.

El nivel de Mayer no disminuyó en el tercer set. El correntino siguió pegando con confianza, mientras que la potencia de los golpes de Schwartzman no causaban daño.

Tras quedarse con el saque de Schwartzman en dos ocasiones (games 1 y 5), Mayer se puso 4-1, y el set parecía encarrilado. Sin embargo, el “Peque” reaccionó, y se quedó con el servicio del correntino, pero no impidió que este se llevara el set por 6-4.

Mayer estuvo a punto de dar el golpe decisivo en el tercer game del cuarto set, cuando tuvo chances concretas para quedarse con el servicio de Schwartzman para ponerse 2-1, pero le “Peque” salió airoso, y lo conservó.

Se verá mañana, a quién perjudicó la luz natural cuando se fue.