El décimo título en River, que lo convirtió en el técnico más ganador de la institución, conmovió a Marcelo Gallardo. El apodado Muñeco admitió que es difícil que tenga en otro club una etapa tan exitosa como la que construyó en Núñez.

“La historia de River es demasiado grande como para que uno se ponga encima de ello. Creo que llegué en el momento justo y me identifiqué rápidamente con un grupo de gente que trabaja conmigo, con los jugadores, empezamos a transitar este camino lleno de ilusiones y pasamos cinco años increíbles. No sé si voy a volver a vivir una situación similar en mi carrera”, afirmó Gallardo en declaraciones televisivas.

Luego, en conferencia de prensa, el entrenador agregó: “Los jugadores tienen un don especial para este tipo de partidos, una mentalidad ganadora y una identificación con su público, una solidaridad que los representa a ellos como equipo”.

“Cuando uno analiza cómo se brindan ante un rival difícil que propuso poco y se defendió bien, nosotros tuvimos esa valentía de ir, sin importar cómo ni cuándo iba a llegar el gol que nos diera tranquilidad”, aseguró.

El entrenador Millonario miró también hacia atrás, y se acordó de sus seres más cercanos: “En cinco años pasaron un montón de cosas. Cuando uno mira hacia atrás, en estos momentos te acordás de la gente que uno quiere, en la que creyó, en todos los míos”.

“Ver a la gente feliz” es otra de las cosas que gratifican a Gallardo, según reconoció.

Por último, apuntó cuál será el próximo desafío: “Siempre hay momentos para reflexionar. Suelo hacerlo a fin de año. Ahora, a descansar y recargar pilas para otra ilusión, que es la Copa libertadores de este año. Después veremos qué pasa”.