Jaguares cerró su gira por Oceanía con saldo positivo tras vencer a Reds por 34-23 en un partido en el que el equipo argentino tuvo altibajos, pero terminó festejando en el Suncorp Stadium de Brisbane, Australia.

Gracias a esta victoria, y el triunfo conseguido horas después por Lions sobre Stormers (41-22), Jaguares consiguió el pasaporte a los cuartos de final como 2018.

Si Jaguares consigue cinco puntos en sus próximos dos partidos, Sharks y Sunwolves, ganará la Conferencia Sudafrica y será local en el cruce de cuartos de final.

No fue el mejor partido de los conducidos por Gonzalo Quesada, pero supieron capitalizar sus oportunidades y, más allá de un par de errores, defendieron bien para cerrar el periplo con una victoria que incluyó el ansiado punto bonus.

De esta manera, el tour por Australia y Nueva Zelanda concluyó con tres victorias (Hurricanes, Waratahs y Reds) y una sola caída en el debut ante Highlanders. Además, con el triunfo conseguido en la mañana argentina del sábado, Jaguares mantuvo su invicto en suelo aussie, donde impuso condiciones en cada presentación en lo que lleva en el Súper Rugby.

Con las cinco unidades obtenidas, Jaguares acaricia la clasificación a cuartos de final por segundo año consecutivo. Ahora los jugadores argentinos volverán al país donde el sábado próximo enfrentarán a los sudafricanos de Sharks y el viernes posterior a los japoneses de Sunwolves, el peor equipo de la liga.

Si ganan el sábado tendrán prácticamente asegurado un lugar en los playoffs y, además, estarán a un paso de ganar la Conferencia Sudafricana, un logro que les permitiría jugar de locales el partido de cuartos de final y tal vez la semifinal si acceden a esta instancia, obviamente.

El partido ante Reds fue muy desordenado. El equipo australiano, que necesitaba una victoria para mantener alguna chance de avanzar a la fase decisiva, salió a jugar de cualquier lado y Jaguares entró en ese ritmo vertiginoso, algo que lo terminó perjudicando.

El local aprovechó el descontrol y se puso en ventaja capitalizando un error defensivo de la visita que le permitió a Chris Feauai-Sautia visitar el ingoal cuando el reloj arañaba el cuarto de hora.

De a poco, el representativo nacional se fue asentando y tras un intercambio de penales apareció en escena el cordobés Santiago Carreras, la figura del partido, quien capitalizó un kick de su coprovinciano Juan Cruz Mallía para achicar distancias.

A partir de ahí Jaguares empezó a arriesgar más, limpiando bien los rucks y dándole dinámica a cada ataque. Hubo algunas imprecisiones, como un pase interceptado a Matías Orlando que casi termina en el ingoal propio, y otras acciones certeras como la que terminó en try de Felipe Ezcurra, otro de muy buena labor, tras gran movimiento de Joaquín Díaz Bonilla y Mallía.

Así, el parcial se fue con una ventaja de dos puntos para el equipo argentino (15-13), que a poco de iniciada la parte complementaria se transformó en diferencia para Reds, que pasó al frente con un penal Bryce Hegarty y comenzó a dominar las acciones. Pero del banco vino el aire necesario para cambiar la historia.

Mejoraron mucho los forwards que pasaron a mandar en el scrum, formación que venían perdiendo hasta los cambios en la primera línea y los ingresos de Pablo Matera y Marcos Kremer. Y los backs se volvieron a soltar, como en los 20 finales de la parte inicial.

Llegó el try de Julián Montoya para dar vuelta la historia y luego otro de Kremer, tras una jugada de line y maul en la que el propio Montoya había arrasado con un rival tras desprenderse de la formación móvil.

Parecía todo definido, pero al conjunto naranja y negro le sigue costando cerrar partidos. A tres del final achicó distancias el local, con una conquista de Jock Campbell, y en la última jugada del partido fue en busca de la hazaña.

Pero Carreras estuvo intuitivo, interceptó un pase en campo propio y salió como un rayo hacia el ingoal rival para asegurar la victoria y el punto bonus que dejó a Jaguares a un paso de meterse entre los ocho mejores por segunda temporada consecutiva.

La síntesis:

REDS: Bryce Hegarty; Jock Campbell, Chris Feauai-Sautia, Samu Kerevi y Filipo Daugunu; Matt McGahan y Tate McDermott; Scott Higginbotham, Liam Wright y Angus Scott-Young; Lukhan Salakaia-Loto y Angus Blyth; Taniela Tupou, Brandon Paenga-Amosa y JP Smith. Entrenador: Brad Thorn.

Ingresaron: Scott Malolua, Alex Mafi, Harry Hockings, Ruan Smith, Duncan Paia’aua, Lukhan Salakaia-Loto, Gavin Luka y Adam Korczyk.

JAUGUARES: Juan Cruz Mallía; Santiago Carreras, Matías Moroni, Matías Orlando y Ramiro Moyano; Joaquín Díaz Bonilla y Felipe Ezcurra; Javier Ortega Desio, Tomás Lezana y Guido Petti; Tomás Lavanini y Lucas Paulos; Lucio Sordoni, Agustín Creevy y Nahuel Tetaz Chaparro. Entrenador: Gonzalo Quesada

Ingresaron: Julián Montoya, Mayco Vivas, Enrique Pieretto, Juan Manuel Leguizamón, Pablo Matera, Marcos Kremer, Jerónimo de la Fuente y Tomás Cubelli.

Tantos: en el primer tiempo: 14m try de Feauai-Sautia convertido por Hegarty (R); 16m penal de Díaz Bonilla (J); 20m penal de Hegarty (R); 24m try de Carreras (J); 37m try de Ezcurra convertido por Díaz Bonilla (J); 40m, penal de Hegarty (R).

Segundo tiempo: 6m penal de Hegarty (R); 14m y 29m tries de Montoya y Kremer convertidos por Díaz Bonilla (J); 37m try de Campbell convertido por Hegarty (R); 39m try de Carreras (J).

Árbitro: Jaco Peyper (Sudáfrica).

Estadio: Suncorp (Brisbane).