El entrenador argentino del Tottenham, Mauricio Pochettino, aseguró hoy que su equipo recibió “un golpe psicológico muy difícil de asiminar” con el penal que tuvo Liverpool en el comienzo de la final de la Champions League.

“Lo más importante es que fuimos un equipo competitivo. El penal fue un golpe psicológico muy difícil de asimilar. En el segundo tuvimos chances, pero no hemos estado acertados. Hay que pensar en positivo entre el dolor y la derrota”, dijo el técnico en conferencia de prensa desde Madrid.

Y siguió: “Generamos el doble de ocasiones que el rival, pero las finales se ganan por detalles y hemos perdido ante un gran equipo que es un justo campeón”.

“Hay que ser inteligentes y aprender para evolucionar en el futuro”, resaltó el ex defensor de Newell’s Old Boys.