La tarde del 17 de noviembre de 1996, una formación suplente (los titulares quedaron reservados para un compromiso internacional) de Vélez Sarsfield caía ante Estudiantes 2 a 0. Sin embargo ese partido sería el punto de partida de una carrera histórica. Fue el debut en Primera de un pibe nacido en Mar del Plata y que había llegado procedente de Renato Cesarini de Rosario: Fabián Alberto Cubero. Pasaron los años y el campeón mundial Sub 20 con Argentina en Malasia 1997 se convirtió en el futbolista con mayor cantidad de presencias en el club y logró otro récord: se coronó campeón en siete oportunidades, en tres décadas distintas.

Su contrato caduca el 30 de junio, pero se acaba de confirmar su continuidad; renovará por un nuevo año. Aunque en el nuevo vínculo habrá una cláusula que posibilita la rescisión el 31 de diciembre, si alguna de las dos partes lo solicita. Es decir que Cubero seguirá en actividad a los 41 años -los cumplirá el 21 de diciembre-, siendo el jugador de mayor edad en la próxima Superliga. En 2012, “Poroto” superó el récord de Pedro Larraquy, quien vistió la camiseta fortinera en 457 oportunidades. En la actualidad registra 632 partidos, acompañados por 17 goles y 25 expulsiones.

En consecuencia, Cubero podría superar el récord de Ricardo Bochini, quien con sus 638 cotejos en Independiente, entre 1973 y 1981, es el futbolista argentino que más veces jugó en un mismo club.

En la última Superliga, el capitán de Velez disputó 7 partidos (dos como titular, ingresando desde el banco en los otros cinco) hasta que sufrió la rotura del menisco interno de su rodilla derecha en un entrenamiento. Recuperado, arrancará la próxima pretemporada listo para encarar su última temporada oficial.

El ídolo velezano solamente se alejó del club en 2007-08 para jugar en Tigres de México. Y regresó a su hábitat natural: Liniers. Polifuncional, ocupando los cuatro puestos de la defensa o como volante por derecha o central, los hinchas siempre valoraron su esfuerzo y su sacrificio.

Cubero dio las vueltas olímpicas de los Torneos Clausura 1998 (con Marcelo Bielsa de técnico), 2005 (con Miguel Ángel Russo), 2009 y 2011; Inicial 2012 y Primera División 2012-13 (todos con Ricardo Gareca) y Supercopa Argentina 2014 (con José “Turu” Flores). Osvaldo Piazza fue el DT que le dio la chance de debutar y Julio Santella, preparador físico de Carlos Bianchi, quien recomendó su llegada a Vélez.

En su desembarco en Vélez, Gabriel Heinze no lo tenía en sus planes, pero el marplatense le planteó su intención de quedarse y sumar para el grupo aunque no fuese titular. Y terminó convenciéndolo por su liderazgo positivo en el vestuario y su entrega total en la cancha. Fue el propio “Gringo” quien aprobó su renovación hace un año y también ahora.

En el José Amalfitani seguirá sonando ese canto de reconocimiento y agradecimiento de los hinchas: “Cuuuberoooo, Cuuuberoooo”. Hasta diciembre o hasta junio del 2020. El inoxidable “Poroto” extiende su leyenda.