El plantel de Tigre festejó esta martes con su gente la conquista de la Copa Superliga, la primera estrella de su historia, conseguida el último domingo frente a Boca Juniors, en Córdoba.

Lo hizo ante una multitud en el estadio Don José Dellagiovanna, que dejó en un costado bien alejado el descenso que sufrió el equipo en la última temporada y puso el foco en los jugadores y el cuerpo técnico que le dieron al Matador su primer título.

“Es una alegría enorme”, afirmó Néstor Gorosito, artífice de esta gesta. Pipo salió al escenario que se armó en campo de juego último, después que lo hicieron sus jugadores, y su primera oración fue tapada por una ovación: “Pipo, Pipo, olé, olé, olé olé”.

Gorosito siguió con su mensaje, el que terminó con apenas el hilo de voz, producto de una gran emoción.

“Compartir con ellos (los jugadores) todo lo que hemos logrado. Soy uno más de ustedes porque juego a la pelota en todos lados y conozco a mucha gente que hay acá. Es una alegría enorme tener la primera medalla, para mi que vengo desde chico es una alegría grande”, señaló el técnico, y las primera lágrimas aparecieron en sus ojos.

Pipo tomó aire, y prosiguió: “Sinceramente no hay palabras para expresar lo que uno siente. Soy de Carupá y que ustedes me vuelvan a querer es muy importante”.

El plantel salió en caravana desde la rotonda de Tigre y fue acompañado por los hinchas hasta el estadio de Victoria.

“Era un sueño truncado que teníamos. Fueron muchos intentos, estuvimos cerca. Y se nos da en una Copa que para nosotros es importante porque es la primera de la historia. Esperemos que vengan más”, manifestó Carlos Luna, un histórico de la institución.

Por último, Pablo Lescano, reconocido músico bailantero y simpatizante del Matador, le regaló a todos un show, como para cerrar bien arriba la fiesta del flamante campeón.