Aunque en esta primera semana de trabajo Frank Kudelka se dedicará a evaluar a los 26 jugadores con los cuales comenzó la pretemporada y definir el futuro de cada uno, la dirigencia de Newell’s Old Boys sabe fehacientemente los puestos que el entrenador quiere reforzar para conformar un equipo competitivo.

Es que la próxima temporada lo tendrá al conjunto rosarino peleando por mantener la categoría y con el peor promedio de todos, junto a Gimnasia y Esgrima de La Plata, exceptuando a los dos clubes ascendidos de la B Nacional.

En total serían seis futbolistas los solicitados por el flamante entrenador, dos por línea. Para la defensa, necesitaría un lateral derecho y un marcador central, mientras que en la zona de volantes, pretende un mediocampista central y uno de los denominados internos. En ataque, al menos dos delanteros.

Supuestamente, Kudelka sólo les indicó los puestos y les sugirió un par de nombres, como son los casos del zaguero Carlos Quintana, de Argentinos Juniors, o el atacante Jonathan Menéndez, de Independiente. También hubo sondeos por Juan Roa, de Independiente Santa Fe de Colombia. Con la rescisión del contrato del paraguayo Alfio Oviedo, Newell’s liberó un cupo para los extranjeros.

Ahora el Director Deportivo, Sebastián Peratta, junto a los dirigentes, le acercarán los apellidos más potables para incorporar, teniendo siempre en cuenta la capacidad económica del club para la contratación de los jugadores.

¿De dónde saldría el dinero? De la venta de Lisandro Martínez a Defensa y Justicia y las probables transferencias de Ezequiel Ponce (Newell’s tiene el 40 por ciento de los derechos económicos) de Roma al AEK Atenas de Grecia, además de la posible partida del juvenil Enzo Barrenecha a Juventus.

Barrenecha el pasado 22 de mayo cumplió los 18 años y todavía no debutó en la primera división rojinegra.